Sistemas RAID de disco duros

Sistemas RAID de discos duros

Un sistema RAID (Redundant Array of Inexpensive Disks – Matriz Redundante de Discos Económicos) es una tecnología que permite unir varias unidades de discos duros del mismo tipo de interfaz y simular un funcionamiento de trabajo conjunto como si de tratara de un sólo dispositivo de almacenamiento.

Existen múltiples configuraciones o maneras de organizar el trabajo de ese conjunto de discos, premiando unas el más el rendimiento (mayor velocidad de lectura y/o escritura) y otras más la disponibilidad (capacidad de seguir funcionando ante fallos en alguno de sus discos), pero ninguna de ellas nos evita crear un plan de copias de seguridad, ya que no previene sobre un borrado accidental de los datos o una corrupción de ficheros u otra desgracia parecida.

Existen dos maneras diferentes de implementar un RAID con diferentes discos duros:

  • RAID Hardware: Es la más usual, con mayor rendimiento, pero la más cara. Necesitaremos una controladora RAID a la que se conecten discos duros (del interfaz IDE, SATA, SCSI o SAS) e implemente con ellos un conjunto RAID. Esta controladora puede venir integrada en la misma placa base o añadirse mediante una tarjeta de expansión.

  • RAID Software: Es más económica pero ofrece un rendimiento menor. Conectando los discos duros a la interfaz estándar de la placa base, es el sistema operativo (Windows o Linux) el que se encargar de simular el trabajo en RAID del conjunto de discos.

 

RAID 0 / Striping / Duplexing / Entrelazado

Esta configuración distribuye los datos entre todos los discos duros que pertenecen al RAID. Su objetivo es aumentar el rendimiento de lectura y escritura, ya que permite leer o escribir en varios discos al mismo tiempo. El inconveniente es que no proporciona disponibilidad, ante el fallo de un sólo disco del RAID, éste queda inutilizable.

Se necesitan como mínimo dos discos duros. La capacidad final del RAID será la suma de las capacidades de todos los discos duros. Si configuramos un RAID 0 con 3 discos duros de 100GB cada uno, tendremos un RAID de 300GB.

RAID 0

Vía Wikipedia

 

RAID 1 / Mirroring / Espejo

Esta configuración distribuye el mismo dato entre dos discos duros, es decir, por cada disco duro presente en el RAID existe otro con la misma información. Su objetivo es maximizar la disponibilidad, para que cuando un disco duro falle el sistema pueda seguir funcionando. El rendimiento de lectura también aumenta, ya que es posible leer datos de los dos discos duros al mismo tiempo, pero el rendimiento de escritura se mantiene igual, ya que la información hay que escribirla en varios discos duros por igual.

Sólo se necesitan dos discos duros. La capacidad total del RAID será la capacidad de uno de los discos duros presentes. Si configuramos un RAID 1 con 2 discos duros de 100GB cada uno, la capacidad total serán 100 GB. Se aconseja utilizar discos duros que sean similares en características y capacidad, si se adecuarán a la velocidad y capacidad del menor.

RAID 1

Vía Wikipedia

 

RAID 01 / (0 + 1) / 10 / (1 + 0)

Esta configuración permite unir las ventajas del RAID 0 y del RAID 1 en una misma configuración. Se trata de una RAID 0 (entrelazado) al que se le realiza un RAID 1 (espejo) para duplicarlo. O la configuración viceversa, un RAID 1 (espejo) que se extiende mediante un RAID 0 (entrelazado). Será la controladora la que nos permite realizar uno u otro. Su objetivo es conseguir el rendimiento del RAID 0 junto con la disponibilidad del RAID 1. Se podrá producir el fallo de un disco de cada pareja de discos del RAID 1 antes de que el RAID se pierda completamente.

Se necesitan como mínimo cuatro discos duros y que el número total de discos sea par. La capacidad total del RAID será la mitad de la suma de las capacidades de todos los discos duros presentes. Si configuramos un RAID 01 o 10 con 6 discos duros de 100GB cada uno, obtendremos un RAID con una capacidad de 300GB (600GB / 2). Se aconseja utilizar discos duros que sean similares en características y capacidad, si se adecuarán a la velocidad y capacidad del menor.

RAID 10

Vía Wikipedia

 

RAID 5

Esta configuración realiza un entrelazado (como el RAID 0) de los datos entre todos los discos duros menos en uno, donde se almacena la paridad de esos datos. La paridad es una información adicional que se calcula en base a los datos que se van a escribir en los discos y que en caso de que falle uno de los discos nos permite calcular el dato que falta. Como vemos en la imagen, los datos A1, A2 y A3 se van escribiendo en los discos duros, pero al llegar al último disco, en él no se almacena un nuevo dato, si no la paridad de esos datos anteriores para poder calcular alguno de ellos en caso de fallo. Para que no exista un disco duro dedicado a la paridad, éste se distribuye entre todos los discos duros que pertenecen al RAID.

El objetivo es mejor el rendimiento de lectura y escritura, así como de mejorar la disponibilidad, permitiendo que al menos un disco (pero no dos o más) pueda fallar dentro del conjunto del RAID sin que éste quede inutilizable.

Se necesitan como mínimo 3 discos duros. La capacidad total del RAID será la suma de las capacidades de todos los discos presentes menos uno. Si configuramos un RAID 5 con 4 discos duros de 100GB, la capacidad del RAID será 300GB (400GB – 100GB). Se aconseja utilizar discos duros que sean similares en características y capacidad, si se adecuarán a la velocidad y capacidad del menor.

RAID 5

Vía Wikipedia

 

Otros sistemas RAID

Estos son las configuraciones RAID más comunes, pero existen otras posibles.

  • RAID 2.

  • RAID 3.

  • RAID 6.

  • RAID 50.

 

Bibliografía

Licencia Creative Commons

Este artículo publicado en TicArte pertenece a Rafa Morales y está protegido bajo una Licencia Creative Commons.

Tags: 
Ir arriba