Interfaz SATA en los equipos microinformáticos

Interfaz SATA

El interfaz SATA (Serial ATA), se ha convertido en el nuevo estándar para conectar dispositivos de almacenamiento en los equipos microinformáticos.

 

Modo de transmisión

Se trata de una conexión punto a punto que transmite datos en serie en modo semi-dúplex.

 

Estándares

En el siguiente cuadro podemos observar las velocidades de transferencia entre las especificaciones que existen de la interfaz.

Estándar o Especificación

Velocidad de transferencia (efectiva)

Velocidad de transferencia (en bruto)

SATA I

150 MB/s

1,5 Gb/s

SATA II

300 MB/s

3 Gb/s

SATA III

600 MB/s

6 Gb/s

La velocidad de transferencia efectiva sólo tiene en cuenta los datos finales del usuario, mientras que la velocidad de transferencia en bruto cuenta también los bits de control del interfaz (bit de arranque y bit de parada).

Por ejemplo, SATA I brinda una velocidad de 187,5 MB/s (1,5 Gb/s) y cada octeto se transmite con un bit de arranque y un bit de parada, por lo que la velocidad efectiva es de 150 MB/s (1,2 Gb/s).

(Efectiva) 150MB/s x 8b = 1200Mb/s = 1,17Gb/s

(Bruta) 1,5Gb/s x 1024b = 1536Mb/s = 1,5 Gb/s

 

Conexiones

Podemos encontrar varios conectores SATA en la placa base, aunque normalmente vendrán dados en número par.

Conector SATA

Los cables de datos solo posee dos conectores, uno en cada extremo, por lo que sólo se podrá conectar un dispositivo SATA a cada uno de los conectores de la placa base. Por tanto, el concepto de maestro y esclavo desparece en esta interfaz. El conector de datos tiene un ancho de 1mm y está compuesto de 7 hilos. Puede llegar a tener 1 metro de longitud.

Cable SATA

Para suministrar energía a los dispositivos SATA se ha diseñado un conector de alimentación específico, aunque podemos encontrar dispositivos antiguos con el conector Molex, o incluso la posibilidad de ambos conectores. Es más plano que el de datos y tiene 15 contactos.

Conector SATA Alimentación

Los discos duros SATA poseen unos jumpers en su parte trasera pero que se utilizan solamente para configurar el disco a una velocidad inferior respecto al estándar sobre el que están diseñados, es decir, restringirlo a 1,5GB/s de transferencia en bruto si por casualidad es SATAII o SATAIII.

Licencia Creative Commons

Este artículo publicado en TicArte pertenece a Rafa Morales y está protegido bajo una Licencia Creative Commons.

Ir arriba