Interfaz SATA Express en los equipos microinformáticos

Interfaz SATA Express

La interfaz SATA Express (SATAe) está basada en la tecnología de la interfaz SATA pero añadiendo la ventaja de poder utilizar tanto dispositivos SATA como dispositivos PCI Express (PCIe).

 

Modo de transmisión

La interfaz es capaz de conectar dispositivos a través del bus PCI Express, utilizando la lógica NVMe, pero también a través del bus SATA, utilizando la lógica AHCI, y así consiguiendo compatibilidad con los dispositivos más antiguos. Aquí es donde viene su inconveniente, la interfaz sólo es capaz de trabajar con uno de dichos buses, y nunca con ambos al mismo tiempo. Por tanto, existen tres modos de funcionamiento:

  • SATA Legacy: Este protocolo utiliza la compatibilidad con los dispositivos SATA heredados, por lo que irán conectados mediante el controlador AHCI propio de SATA y con dos puertos SATA 3.0 y el pequeño conector extra.
  • PCI Express con el uso de AHCI: En este segundo caso, el dispositivo irá conectado al bus PCIe pero el protocolo de comunicación será de nuevo AHCI por lo que obtendremos unas velocidades muy inferiores a lo que puede llegar a ser una conexión PCI Express normal y no estaríamos aprovechando la verdadera potencia de una unidad de almacenamiento PCI Express.
  • PCI Express usando NVMe: Esta es la opción más óptima, ya que aprovecha toda la velocidad de las unidades PCIe conectadas a la propia interfaz gracias al protocolo de comunicación NVMe. Es de esta forma como obtendremos la máxima capacidad de transmisión de datos de la unidad y el puerto.

 

Estándares

La interfaz SATA Express es capaz de llegar a una velocidad de 16 Gb/s o lo que es lo mismo, 1,97 GB/S.

 

Conexiones

Debido a la compatibilidad entre SATA y NVMe tendremos disponible varios tipos de conectores SATA Express:

  • Conector PCI Express: Este puerto será el similar al que tenemos disponibles en nuestra paca base como PCIe. Dispone de dos buses que podremos diferenciar por su distinto tamaño. Este bus también dispone de una versión compatible en placas base antiguas para trabajar con unidades SSD PCIe.

  • Conector formado por dos SATA 3.0 y conector extra: Esta interfaz esta formada por dos típicos puertos SATA 3.0 y un pequeño conector extra de alimentación eléctrica para formar tres buses en total. El aspecto positivo de este último conector, es que proporciona la capacidad de retro compatibilidad con unidades PCIe. Es decir, podremos utilizar dos cables SATA normales para conectarlos a la unidad SSD SATAe además de un conector de alimentación que necesita esta unidad para el funcionamiento. Será en este caso, el pequeño conector que hemos comentado además de los dos SATA 3.

 

Bibliografía

Ir arriba